Todo lo que tienes que saber antes de catar un aceite de oliva

Sí, un buen aceite de oliva virgen extra puede catarse y se pueden apreciar diferencias notables entre ellos.

El aceite de oliva tiene tantos matices como un buen vino. Es posible valorar su calidad tanto por color, aroma, densidad, como, evidentemente, por sabor. Y, existen premios reconocidos en el sector que recaen en almazaras que encontrarás en nuestra tienda y que, obviamente, son otorgados por catadores expertos.

El catador: el experto en valorar el aceite de oliva

Un catador es alguien con el entrenamiento suficiente para evaluar un producto alimentario desde el punto de vista sensorial. Un catador puede orientarnos pero no hay que perder de vista que sus propuestas son subjetivas a pesar de todo. Por esta razón, en las catas profesionales, no se recurre a un solo catador, sino a un panel de cata para objetivizar sus valoraciones.

Una cata es subjetiva la hagas como la hagas

Si los catadores profesionales no pueden ser objetivos, nosotros tampoco. Tú y tu pareja podéis catar vuestro último pedido de OrigenOliva y llegar a conclusiones muy distintas. Biológicamente dos individuos no perciben igual las sensaciones y tampoco las experimentan del mismo modo: depende de experiencias previas y de su entrenamiento.

Sin embargo, un catador de experiencia moderada puede llegar a distinguir la antigüedad del aceite, las varietales y hasta almazaras solo por el sabor y el aroma.

Antes de catar un aceite de oliva

1- El aceite de oliva no envejece, pierde propiedades.

Aunque la cata del aceite de oliva puede sofisticarse tanto como la del vino, no son productos análogos. El aceite de oliva pierde mucha calidad de un año para otro. Por eso, conseguiremos un sabor óptimo y podemos apreciar más matices si elegimos un aceite de nueva cosecha, alrededor de los meses de noviembre y diciembre.

2- Realizaremos la cata de aceite en una copa transparente

Aunque el aceite no se toma en copa como el vino, este recipiente es ideal para oxigenar nuestro aceite y para poder olerlo en todo su esplendor. Además, la transparencia del cristal nos permitirá apreciar mejor su color o posibles impurezas si las hubiera. Eso sí, cabe mencionar que muchas catas profesionales se realizan en recipientes opacos que evitan la percepción del color para que este no influya en el sabor.

3- Una vez servido el aceite de oliva y antes de catarlo…

Asegurémonos de que la copa se impregne bien, calentándola levemente con las manos y asegurándonos que el aceite recorre sus paredes, dándole varias vueltas. Eso hará que el aroma fluya (igual que es necesario oxigenar el vino) y nos permitirá valorar el comportamiento del aceite como líquido.

Si quieres conocer mejor en qué fijarte en una cata, puedes leer este artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × 1 =